Un tercer premio en la Cruz de mayo 2017 de Córdoba no es cualquier cosa, y menos cuando detrás hay una historia como la que tenemos en Acpacys de personas dedicadas a los demás, de profesionales que dan lo mejor de sí, de padres y madres que se entregan por sus hijos, y de una asociación que lucha por la normalización de la diversidad, por la igualdad de oportunidades, por el derecho a vivir dignamente.
Este premio no es sólo un premio.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterest