Mediante una inversión de tres millones de euros del proyecto europeo BlainAble se ha desarrollado en Barcelona Digital dicho proyecto.

          Permite a los pacientes con este problema ser más activos e independientes. El sistema interpreta los impulsos cerebrales del usuario, los capta y actúa en consecuencia a su entorno. Permite ejecutar acciones como comunicarse y participar en redes sociales, apagar y encender una luz o la televisión, o controlar cualquier aparato del hogar.

           El Instituto Guttmann  de Barcelona y la Universidad John Moores de Liverpool han sido testigos de estas pruebas.

         El proyecto BlainAble demuestra los beneficios que aportan las nuevas tecnologías a las personas con discapacidad tan fuertes que no pueden interactuar en su entorno de manera autónoma.

El sistema aprende los hábitos de los usuarios y trata de entender el contexto en el que se están utilizando, automatizando algunas acciones habituales.       

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterest