Según un estudio aportado por la abogada y directora del Sepín Propiedad Horizontal María José Polo Portilla, después de haber publicado el primer post con respecto a las barreras arquitectónicas en el año 2013, vuelve a retomar el tema por su importancia, ya que esta fue una de las más sonadas modificaciones que se han hecho en esta ley.

""

María José cree necesario hacer una distinción entre la LPH y la Ley 15/1995. Los beneficiarios de  dicha ley serán las personas con discapacidad y los mayores de 70 años, definiéndose la discapacidad como la interacción que resulte entre las personas con deficiencias previsiblemente permanentes y cualquier tipo de barreras que limitan o impidan su participación en la sociedad, de manera igualitaria.

Además, tendrán considerada su discapacidad, aquellas que tenga un grado igual o superior al 33%. Las obras e instalaciones las debe solicitar el propietario: Nunca, el interesado por su cuenta.

La Comunidad estará obligada a suprimir las barreras arquitectónicas del bloque siempre que no se superen las mensualidades de los gastos comunes. En el caso de que la Comunidad no se niegue a quitarlas, el discapacitado puede acudir a juicio ordinario.

Si el importe es superior, puede darse dos supuestos:

– Si las obras de adaptación superan las 12 mensualidades, que los interesados abonen el resto, de tal forma que los demás propietarios no pasen de ese límite.  

– En el caso de la aplicación de la ley 15/95 hay una ventaja: Los solicitantes pueden ser también los arrendatarios, subarrendatarios o usufructuarios que sean usuarios de las mismas.

 

 

 ""

Fuente

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterest